La ventilación en los edificios de almacenaje de materias primas

La ventilación en los edificios de almacenaje de materias primas
4
Mar
Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedIn

Los edificios de almacenamiento de productos básicos son una gran inversión financiera. Es importante tener en cuenta no sólo el costo de construcción inicial, sino también el costo de mantenimiento y el valor de los elementos almacenados. Al comparar los tipos de edificios utilizados en los productos básicos y el grano almacenado, nuestras construcciones tienen varias ventajas.

Nuestros edificios son naturalmente no conductores. Esto mantendrá el interior del edificio mucho más fresco que el interior de un edificio convencional de acero. El acero expuesto al sol será caluroso, incluso estará caliente al tacto – incluso horas después de que el sol se ponga. Por el contrario, la cobertura de membrana que cubre las estructuras metálicas no retendrá el calor del sol o del medio ambiente exterior. Mantener el exterior fuera es una ventaja tienen los edificios de membranas tensadas para el almacenamiento de materias primas.

Hay varias formas de agregar ventilación a nuestros edificios. Un edificio bien ventilado es clave para el almacenamiento exitoso de materias primas. Mantener el aire fresco en movimiento a lo largo de toda la pila ayuda a mantener los productos básicos (sobre todo granos) frescos, evitando el deterioro y los puntos calientes que pueden causar que el grano se “hornee” o incluso inicie un fuego.

Muchos tipos de edificios utilizan paredes de extremos abiertos o respiraderos en la pared final para la ventilación. Este tipo de ventilación se basa en el aire que entra por un lado del edificio y que sopla a lo largo del edificio. Es difícil mantener un gran edificio ventilado de esta manera – a menos que haya un viento constante que sople a través del edificio, habrá naturalmente áreas de aire inmóvil cerca de la parte central del edificio. Añadiendo el número de respiraderos necesario a la pared final de un gran edificio puede aumentar el costo de construcción significativamente.

Nuestros edificios pueden mantener el aire en movimiento sobre todo mediante la adición de ventilación bajo los aleros y en el ápice. La ventilación bajo los aleros permite que el aire fresco se introduzca a lo largo del edificio desde ambos lados – minimizando la cantidad de aire inmóvil dentro del edificio. Este aire fresco luego empuja el aire caliente fuera del edificio a través de los respiraderos del ápice. El nuevo aire frío está más cerca del suelo y más cerca de la pila de granos, en caso sea almacen de granos y la tendencia natural del aire caliente a subir lo mantendrá fluyendo hacia la ventilación superior.

Un sistema de aire pasivo como este mantiene el bajo costo de almacenaje de los productos básicos. Una vez que el sistema de ventilación está instalado en nuestros edificios de estructuras metálicas con cobertura de membrana tensada, no requiere mantenimiento. No importa qué tan corrosivo sea el ambiente o lo pesado que sea el material almacenado, no hay rejillas de ventilación ni ventiladores que corroer o atascar. No hay costo para hacer funcionar el sistema de ventilación, y no hay preocupación de que vaya a dejar de funcionar durante un episodio particularmente seco o caliente.

Por supuesto, nuestros edificios también pueden equiparse con sistemas de ventilación más activos. Si su instalación de almacenamiento de grano requiere ventiladores, entradas y salidas de aire, paredes extremas abiertas u otros sistemas de ventilación, se pueden añadir a su edificio. El edificio permanecerá aún más fresco que un edificio convencional de acero. Y un diseño y construcción de nuestros edificios que también le da la opción de utilizar paredes de hormigón para disponer de aún más opciones de almacenamiento de granos.

Contacto